Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente Revisable gestionada en España



Compartir:

Los Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente Revisable en España explican la evolución de las penas permanentes en el país. A partir de estos antecedentes, se puede conocer cómo actuar o aplicar la ley para casos o hechos judiciales determinados.

A través de la historia se han visto sucesos judiciales que han marcado cambios importantes para la Prisión Permanente Reversible. Por lo tanto, es de suma relevancia que se estudie todo este proceso para poder establecer sentencias con sus interpretaciones.

A continuación explicaremos los Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente Revisable y sus características más resaltantes en el ejercicio jurídico.

Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente Revisable del año 1822

En este año se vieron los primeros vestigios de la Prisión Permanente Revisable y sus gestiones en el ámbito judicial. Por lo tanto, siempre es necesario tomar en cuenta estos inicios, para conocer el origen de esta sentencia en particular.

Dentro del Código Penal de 1822 se puede encontrar el término de trabajos perpetuos para las penas de tipo permanente. La primera presencia es en el Artículo 28, donde se enumeran todos los tipos de sentencias que se pueden aplicar:

“A ningún delito, ni por ningunas circunstancias, excepto en los casos reservados a los fueros eclesiástico y militar, se aplicarán en España otras penas que las siguientes. Penas corporales. Primera. La de muerte. Segunda. La de trabajos perpetuos…”

Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente Revisable gestionada en España
Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente Revisable gestionada en España

Con esto se toma en cuenta que ya para ese año se consideraba el trabajo permanente obligatorio como una sentencia. De igual forma, en el Artículo 47 del mismo documento, se explica más a detalle cómo se aplica dicha sentencia:

“Los reos condenados a trabajos perpetuos serán conducidos al establecimiento más inmediato de esta clase, y en él estarán siempre y absolutamente separados de cualesquiera otros. Constantemente llevarán una cadena que no les impida trabajar, bien unidos de dos en dos, bien arrastrando cada uno la suya. Los trabajos en que se ocupen estos delincuentes serán lo más duros y penosos; y nadie podrá dispensárselos sino en caso de enfermedad, si e les permitirá más descanso que el preciso.”

En el Artículo 67 explican que jóvenes menores de diecisiete años no pueden ser sentenciados a esto. También se explica que las mujeres no pueden recibir dicha pena, sólo ser deportadas en caso de que aplique.

Mayores de setenta años tampoco recibían dicha pena si cometían delitos que se sentenciaran con ella. No era una medida privativa de libertad, sólo de trabajos forzados.

Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente en 1848 y 1870

En 1848 se empieza a contemplar la prisión permanente como cadena perpetua, reflejada en el Código Penal del año respectivo. Para este caso sí se aplicaba una privación de libertad completa y permanente, además de llevar una cadena al pie.

Sin embargo, había 6 tipos de sentencias o penas perpetuas, incluyendo a la que mencionamos anteriormente, cobre la cadena perpetua. Se incluían las de reclusión, relegación, extrañamiento, inhabilitación absoluta e inhabilitación especial para cargos públicos, derechos políticos, profesión u oficio.

Dichas penas se aplicaban a delitos que se consideraban irreparables, por lo que la sentencia debía ser de igual carácter. En el Artículo 24 del Código Penal se establecen las Penas y sus categorías, nombrando así las perpetuas y muerte.

El Artículo 94 explica en cuáles territorios del Estado español en ese entonces se debe cumplir la cadena perpetua correspondiente. En el 96 aún se habla del trabajo forzado, siendo 98 y 99 excluyentes para mayores de 60 y mujeres.

Durante el año 1870 aún se conservaba la cadena perpetua, siendo iguales los lugares donde cumplirlas y el trabajo forzado. Sin embargo, para esta ocasión hacen ciertos cambios específicos para aquellos con edades próximas a los 60 años de edad.

Para quienes tuvieran ya los 60 años cumplidos antes de la sentencia, debían cumplirla en una casa “de presidio mayor”. Por su parte, si la persona cumplía los 60 durante su cumplimiento de sentencia, debía ser trasladado a dicha casa.

Esta fue la última vez que se utilizaron cadenas en los pies o cintura para los sentenciados de cadena perpetua. En la actualidad aún se utiliza el término de “cadena perpetua” pero es meramente simbólico para sentencias de por vida.

Antecedentes Históricos de la Prisión Permanente desde 1928 hasta hoy

El 13 de septiembre de 1928 se publicó un Real Decreto-Ley en conmemoración de 5 años del Gobierno de Dictadura. Dicho Decreto permitía en el ejercicio del Código Penal, establecer y facilitar algunas directrices específicas en el sistema judicial determinado

A partir de esta fecha, se elimina la concepción de la cadena y la reclusión perpetua  como la pena máxima. Ahora el máximo límite de prisión es hasta los 30 años, siendo el mínimo de dos meses y un día.

Luego, en 1931 se deroga el Código Penal anterior, creando uno nuevo a partir de las bases del de 1870. Para este caso, aún se mantiene la máxima pena de 30, siendo la menor de 20 años y un día.

Posteriormente, en 1944 regresa la pena de muerte, pero la cadena perpetua no, incluso siendo así en el año 1978. Sin embargo, para ese año se elimina definitivamente la pena de muerte, permaneciendo así hasta la reforma del año 2015.

Para esta ocasión, se introdujo la Prisión Permanente Revisable en el Código Penal, como medida de prisión de duración indeterminada. Este sería la última reforma en cuando a penas permanentes, sustituyendo la pena de muerte como máximo castigo de ley.

En la historia judicial de toda Europa, se puede observar que la prisión perpetua sustituye a la pena de muerte. Todo esto se diferencia de la historia española, ya que la cadena perpetua desapareció antes que la pena de muerte.

Es importante resaltar que dicha evolución ha marcado un antes y después de las penas máximas en la justicia española. Una característica a resaltar es que durante finales del siglo XX no se contempló la prisión perpetua en sus leyes.

Deja un comentario

¿POR QUÉ CONTACTAR CON NOSOTROS?

Más de 20 años trabajando en los juzgados de toda España nos aporta máxima experiencia sabiendo negociar y tramitar cualquier asunto independientemente de la urgencia del mismo.
En una hora estamos en el centro de detención.
Con una llamada localizamos donde se encuentra detenido su familiar o amigo.
Te damos un presupuesto cerrado. Ofrecemos facilidades de pago.
Serás atendido por los titulares de la Firma. No se derivan asuntos a Pasantes ni Becarios.
RINBER Abogados Málaga
Despacho en Málaga

C/ Salvago 4, 29005, Málaga

Como profesionales, en RINBER Abogados contamos con los mejores especialistas para asesorarle y defenderle en el momento que lo necesite. 

Nuestro Despacho se caracteriza por el prestigio, seriedad y distinción que por años hemos mantenido gracias a los óptimos resultados que brindamos a nuestros clientes. Nos gusta ofrecer un servicio confiable y personalizado para responder a todas sus dudas que puedan surgir en materia legal.

Abrir el chat
Urgencias 24hrs